Bronceado saludable este verano

Bronceado saludable este verano 3

Este año el verano está tardando en llegar, pero probablemente en cuanto haga acto de presencia a muchas y a muchos les entrarán las prisas por broncearse lo más rápidamente posible. Prisas que en algunos casos se acentuarán debido a los pocos días de playa y vacaciones que algunos podremos permitirnos este año. Pero si las prisas son malas consejeras, más aún en temas de sol y bronceado, que tan íntimamente están ligados a la salud.

Así que, si eres de los que prefiere lucir moreno a pesar de que las tendencias dicten que las pieles blancas están de moda, sigue al menos estos pequeños consejos para no sufrir en unos años la pesadilla del fotoenvejecimiento prematuro y de las manchitas en la piel (por no ponernos extremistas y hablar de cosas peores…).

  • Antes de salir de casa, dúchate para eliminar restos de desodorantes o perfumes, que pueden provocar un bronceado irregular, y aprovecha para exfoliarte.
  • Aplica tu protector solar al menos media hora antes de la exposición. Respecto al protector solar, nunca temas pasarte. Mejor empezar con factor muy alto para ir reduciendo a medida que te vayas bronceando. Si empiezas usando una protección muy baja para broncearte deprisa y te quemas, además de estar un par de días de mal humor y luciendo el tono rojizo característico de las turistas suecas, tendrás que empezar desde cero, ya que cuando mudes la piel quemada, volverás a estar como al principio (de paliducho/a, quiero decir).
  • Lo hemos oído mil veces, pero lo repetiremos una vez más: nada de tomar el sol en las horas más calurosas, es decir, entre las 12 h. y las 16 h.
  • Hidrátate, bebe mucha agua, y protege tu cabeza del sol con una pamela divinísima. O con un pañuelo hippie, como quieras, pero protégete.
  • Cuando estés al aire libre no olvides ponerte protección cada dos horas, aunque no te bañes, ya que el sudor también se lleva por delante toda la protección.
  • No te fíes ni un pelo de las nubes. Aunque te parezca que en los días nublados estás a salvo de los efectos dañinos del sol, lo cierto es que sus rayos pueden traspasarlas, y a veces es incluso peor porque pueden hacer «efecto lupa».
  • Muy importante: la exposición directa al sol no debe sobrepasar los 15 minutos diarios. Así que vence al tanoréxico que todos llevamos dentro y olvídate de las siestas de dos horas al sol, a menos de que en unos años quieras estar arrugada como una pasa y gastándote la paga extra en inyecciones de bótox y ácido hialurónico.
  • Cuando vuelvas a casa después de un día de playa o piscina, dale a tu piel una sobredosis de hidratación, que se lo merece ya que al fin y al cabo el bronceado es un mecanismo de defensa de la pobrecilla ante los perversos rayos solares.

Espero que te hayan servido estos pequeños consejos. Ahora a disfrutar del sol (cuando salga, claro está…).

Vía | Ezinearticles

Ir arriba