Células madre: ¿la eterna juventud? (1)

Células madre: ¿la eterna juventud? (1) 3

Prolongar la juventud de la piel es el objetivo de toda quema antienvejecimiento. Ahora podemos decir que ya es una realidad gracias a la utilización de células madre vegetales, el último grito en tratamientos antiedad.

Los expertos aseguran que es la fórmula casi mágica del antienvejecimiento. La utilización de las células madre (CM) vegetales en los tratamientos cosméticos ha constituido un avance trascendental en el mundo de la ciencia cosmética. Las células madre adultas que se encuentran en la piel juegan un importante papel en su desarrollo y regeneración. Con los años, sin embargo, su actividad disminuye y pueden llegar a desaparecer, lo que se convierte en un factor fundamental en el proceso de envejecimiento de la propia piel. Las investigaciones más recientes revelan que las CM vegetales tienen un efecto muy positivo para prolongar su vida y calidad, por lo que se han convertido en la base de los mejores tratamientos antiedad del momento.

REGENERACIÓN TOTAL

«La clave de la eterna juventud está en nuestras propias células», dice Gemma Prudencio, farmacéutica especialista en cosmetología y directora de Homeosan Laboratorio. «Las últimas investigaciones revelan que cualquier producto o tratamiento que contenga CM vegetales prolonga la juventud de la piel y en reactiva la regeneración». «Tanto es así-explica-que en la actualidad se trata de la mejor propuesta que podemos ofrecer a hombres y mujeres con pieles envejecidas por la edad o por causas hormonales».

Los especialistas recomiendan especialmente las CM vegetales en las pieles fotoenvejecida, con manchas, arrugas y, en especial, a las mujeres de más de 50 años. Después de la menopausia se acelera el envejecimiento debido al descenso en el nivel de estrógenos, hormonas femeninas que favorecen la regeneración de las células de la dermis, con consecuencias evidentes: la piel se vuelve más seca, deshidratada, con más vascularización y con una disminución del espesor de la dermis y la epidermis y una importante reducción de colágeno, que vuelve la piel más flácida. Son signos de envejecimiento que se pueden hacer desaparecer.

Fuente: el cuerpo

 

Ir arriba