Dos semanas de vacaciones para combatir enfermedades cardiovasculares

Dos semanas de vacaciones para combatir enfermedades cardiovasculares 3

Ya sé que con tanta crisis no está el horno para bollos en eso de ponernos exigentes con el tema de las vacaciones, pero te gustará saber que desconectar varias semanas del trabajo no es sólo un capricho, sino una necesidad por el bien de nuestra salud.

Según varios estudios, las personas que se toman vacaciones «de verdad» (es decir, de dos semanas como mínimo) una vez al año, son un 30% menos propensos a sufrir enfermedades cardiovasculares que los pringados que por el contrario nos dedicamos a dosificar nuestros días de asueto a lo largo del año, conformándonos con hacer pequeños puentes, a base de juntar uno o dos días de vacaciones con los fines de semana.

La explicación es bien sencilla, ya que hacen falta como mínimo 15 días para que nuestro cuerpo y nuestra mente desconecten totalmente de la rutina laboral, y encuacen de manera adecuada los niveles de estrés.

Lo ideal sería entonces tomarnos unas dos o tres semanas, y no llevarnos a la playa el portátil, ni siquiera con la excusa de revisar el correo. Y si tu jefe te mira con mala cara cuando le pidas las vacaciones, tú dile que es casi por «prescripción médica»…

Ir arriba