Felicidad desde el estómago

A lo largo del día pasamos por millones de sensaciones diferentes. Podemos levantarnos con el mejor humor del mundo y a los veinte minutos estar echas polvo. Somos así, es lo que nos hace más humanos. En muchas ocasiones el sentirnos bien, mal, estresados, contentos, tristes, felices, amables, gruñones… viene de la alimentación. Sí, parece mentira, pero es totalmente cierto. 

felicidad desde el estómago

Hay alimentos que nos aportan ciertas vitaminas y nutrientes que son capaces de afectar a nuestro estado de ánimo. Podemos decir que hay alimentos que nos hacen ser un poco más felices, y es que la felicidad es el resultado de muchas cosas. Vamos a ver algunos alimentos que nos harán un poco más positivos, más majos.

Un colacao fresquito alegra el día a cualquiera. En invierno a mi me encanta tomarme un vaso de leche caliente con cacao antes de irme a la cama, pero ahora que llega el buen tiempo me apetece cada vez más un vasito a mitad de tarde. Es uno de esos alimentos que te llevan a la dulce infancia, algo que seguro nos hace más felices además de contener propiedades que estimulan la síntesis de serotonia y dopamina, neurotransmisores directamente relacionados con el placer y la felicidad. ¡Tontos no somos!

Las fresas, claro que sí. No podía faltar este fruto tan sexy y bonito. Están riquísimas y al ser ricas en vitamina C ayudan a la absorción del hierro y a reducir los niveles de estrés.

felicidad desde el estómago

El potasio, el magnesio y los carbohidratos nos ayudan a controlar la ansiedad y a conciliar mejor el sueño. si estamos más tranquilos, somos más felices, porque nos tomamos todo de mejor manera y conseguimos ser más pacientes. Además los carbohidratos ayudan a mantener la glucosa en sangre a niveles apropiados, algo que también favorece la sensación de felicidad. 

Ya sabes, todo empieza desde el estómago. Tenlo contento para poder estarlo tú.

 

Dejar respuesta