-

Jennifer Maestre; sacar punta al arte.

Siempre quise emular las espinas de los erizos de mar; luchan por protegerse“, dice Jennifer Maestre,  una escultora americana que construye sus obras con lápices que agujerea y ensambla por medio de hilos, como si fuesen las cuentas de un collar.

jennifer-maestre-3-320x200.jpg

Aunque reside en Boston (USA), nació en Johannesburgo (Sudafrica) y de niña vivió en lugares tan dispares como Irán, Nuevo Mexico o Barcelona.  Su padre, astrónomo, solía llevarla a los museos en todas las ciudades que visitaban y ella se dió cuenta de que le apasionaba el arte.  Sin embargo, en su juventud, para contentar a su padre, estudió Economía en Wellesley (Universidad de Bostón) y hasta que tuvo 30 años y después de haber hecho de todo (fue dependienta, bailarina, cocinera…) no se decidió a estudiar arte. 

jennifer-maestre-1-320x200.jpg

En 1999 se graduó en la Universidad de Arte de Massachusetts, especializándose en esculturas de cristal. Pero la técnica necesaria era muy cara, de manera que, tras una etapa en la que realizaba sus esculturas pegando clavos en mosquiteras, descubrió la técnica del peyote, un antiguo método que toma prestado el nombre a un cactus alucinógeno de San Luis de Potosí (México) y que consiste en enfilar abalorios (que ella sustituye por lápices de grafito) en un hilo. Hasta hoy, Maestre ha creado más de 60 esculturas, de entre ocho centímetros y medio metro de alto y sus obras, que alcanzan una cotización de hasta 6.000 euros,  se exhiben en museos como el Krannert Art Museum de Illinois o el DeCordova Museum de Lincoln.  

jennifer-maestre-2-320x200.jpg

Lo último...