La sensibilidad dental

La sensibilidad dental 3

El 45% de la población española tiene los dientes sensibles y han sufrido esta molesta sensación al ingerir alimentos calientes y fríos.

Si notamos dolor agudo al cepillar los dientes, evitamos cepillarnos y usamos el hilo dental, sentimos dolor o malestar con determinados alimentos, notamos sensibilidad al respirar por la boca con el ambiente frío, evitamos alimentos cítricos o helados, necesitamos pajitas para las bebidas frías… todos estos síntomas son muestra de que nuestros dientes son sensibles y debemos acudir a nuestro dentista.

Esta sensibilidad procede de la recesión de las encías y el esmalte dañado, lo que deja abierto canales microscópicos hasta el nervio del diente. Cuando los dientes toman contacto con alimentos o sensaciones calientes, frías, dulces… éstas llegan por los canales hasta los nervios, es entonces cuando se produce la sensibilidad.

En cuanto a los productos que podemos utilizar para conseguir alivio inmediato y duradero tenemos en el mercado dentífricos que adormecen esta sensibilidad, estos actúan taponando los canales que conectan el nervio con el diente y bloquean este problema de forma inmediata. El uso regular de estos productos favorece la formación de una barra protectora que dura largo tiempo y actúa como sello ante la sensibilidad.

El tener una buena higiene bucal es imprescindible para tener una buena salud, las pequeñas afecciones como pueden ser la sensibilidad que abres estos canales hasta los nervios son prueba de que no podemos descuidar nuestra boca, paso de todas las sustancias que van a nuestro organismo y   canal tanto de alimentación como de infección, por lo tanto la salud bucal es equivalente tanto a la salud corporal y mental.

Fuente: vida y salud

Ir arriba