-

¿Qué tiene ella que no tengo yo?

No lo entiendo.

¿Qué tiene ella que no tengo yo? 1Cuando salen determinadas actrices, modelos o cantantes por la tele, los hombres empiezan a ponerse algo… nerviosos (por utilizar un término discreto). Alaban, sin tapujos, los atributos de la señorita en cuestión, destacando su buena salud y sus “aptitudes” más destacadas. A mí no me que da más remedio que reconocer que la chica está muy bien (por no utilizar un término que suena más vulgar), pero, si me paro a analizar la situación y, a pesar de que las comparaciones son odiosas, me pregunto: ¿qué tiene ella que no tenga yo?
Si traslado la misma disyuntiva a, por ejemplo, la casa en la que vivo, encuentro bastantes diferencias entre las casas que salen en programas cómo “¿Quién vive ahí?”, y la mía. Si voy punto por punto, compruebo que en esas viviendas hay 7 baños, mientras que en la mía 2; esas tienen piscina, la mía no; tienen 8 habitaciones, la mía 3; disponen de más de 800 metros cuadrados, la mía 90; y, la mayoría tienen servicio, la mía ya he dicho que tenía dos. Obviamente, se encuentran muchísimas diferencias a simple vista que podrían ampliarse notablemente si nos pusiéramos a enumerar todos los detalles.¿Qué tiene ella que no tengo yo? 2
Sin embargo, si voy punto por punto escrutando cuidadosamente las diferencias entre la top model de turno, la actriz de moda o incluso, la vecina del quinto, esa tan mona, tan joven y tan delgada, me cuesta encontrar las diferencias. Ella tiene dos ojos y una boca, yo también; dos brazos y dos piernas, yo también; ella tiene dos tetas, yo también; ella tiene un culo, ¡yo dos! Que ella tenga unas tetas más grandes, un culo más pequeño, unas piernas más largas y unos labios más gruesos, es ya matizar mucho y ponerse demasiado escrupuloso, ¿no?
Además, la odiosa comparación nunca puede ser equitativa. ¡Ya me gustaría a mí verla recién levantada!! Ha, ha! Seguro que no tiene los ojos tan grandes, ni la piel tan perfecta, ni el pelo tan bonito… ni las tetas tan gordas y las piernas tan largas; que el maquillaje hace milagros.

Lo último...