-

Vacaciones para la relajación

Cuando pensamos en las vacaciones, pensamos en un periodo de descanso, alejados de la rutina diaria, del trabajo, del estrés y de los problemas cotidianos.

Sin embargo, la realidad, muchas veces se nos presenta contraria a nuestros sueños e ilusiones.

Hay quien no logra desconectar de aquello que perturba su tranquilidad, esté dónde esté. Otras veces, preparamos nuestras vacaciones con tanto ahínco, que resultan más estresantes que nuestra vida diaria y, en ocasiones, nos hemos creado tan altas expectativas, que nos sentimos desilusionados por no haber alcanzado nuestros mayores deseos.

Las vacaciones son un tiempo de descanso, diversión, disfrute, desconexión

Los días de vacaciones, siempre nos resultan insuficientes y queremos aprovecharlos al máximo, aunque, a veces, podamos llegar incluso a estresarnos.

Si elegimos destinos turísticos por sus innumerables atractivos artísticos, culturales o paisajísticos, como por ejemplo puede ser cualquier país europeo, sentimos la necesidad de empaparnos y conocer todo lo que ese lugar nos ofrece, pudiendo llegar a pecar de organizar jornadas muy completas pero excesivamente agotadoras.

Si pensamos en un turismo de relajación, elegimos destinos con balnearios, spas o centros de relajación. Y, aunque son una opción muy válida, que además, cada día está más de moda, también existen otras muchas formas de pasar unos días de relax, desconexión y una forma de regeneración interior.

Además de los destinos con playas paradisíacas y completos resorts equipados con todos los servicios que un turista pueda desear, también existen lugares que sólo por su belleza natural, nos invitan a disfrutar de unos días tranquilos y revitalizantes.

Sólo tenemos que dejarnos seducir por sus encantos, saber y conocer lo que más deseamos, escuchar nuestro cuerpo y nuestra mente y obedecer lo que nos pide.

Tenemos que aprender a disfrutar de cada momento, saboreando el aroma de un bello atardecer, dejando volar la imaginación entre los sonidos de la naturaleza, viviendo las emociones que nos puede proporcionar el movimiento de las olas, el aroma del monte o la brisa del mar.

Podemos relajarnos realizando la actividad que más nos apetezca, desde leer un libro, pasear por la orilla del mar, disfrutar de una agradable compañía en una acogedora terraza, practicar nuestro deporte favorito. Olvidándonos de los horarios, las obligaciones laborales, el ajetreo del día a día, el estrés del tráfico en hora punta.

El turismo de relajación es un concepto subjetivo y muy amplio, donde encontrar la paz interior y la satisfacción de nuestros propios deseos, depende de nosotros mismos y de la voluntad de disfrutar de nuestros días de descanso.

 

Lo último...

¿Cuál es el mejor regalo? El que más aporta

En este mundo cambiante en el que tenemos prácticamente todo lo que queremos al alcance de la mano, es un auténtico premio conseguir encontrar...

Tips prácticos para completar una mudanza con éxito

Tarde o temprano, todo el mundo tendrá que hacer frente a una mudanza a lo largo de su vida. Ya sea cuando abandona el...

¿Cómo dar un toque de alegría y color a tus outfits de verano?

El verano es la época perfecta para lucir looks frescos y desenfadados. Aunque complementar tus outfits de verano no es una tarea sencilla, siguiendo...

Dormir bien en el embarazo: todo lo que necesitas saber

El embarazo es una de las etapas más bonitas de la vida de una mujer, pero también acarrea ciertos malestares que pueden acabar con...

La nueva normalidad impulsa los tratamientos estéticos

La medicina estética es uno de los pocos sectores que ha conseguido recuperar una actividad similar a la era preCovid-19. Durante el confinamiento los...