Mujeres espía 4

La Edad Moderna

La Edad Moderna supuso la regularización del espionaje como tal. A partir del siglo XVII, cuando aparecieron los primeros estados centralizados,  los espías dejaron de estar al servicio de individuos concretos y pasaron a depender del Estado.  En esa época fueron muchas las mujeres que participaron en diversas intrigas políticas, generalmente bajo las órdenes de poderosos reyes y gobernantes.

Ya en 1679, Jane Bradley,  una camarera de la Heaven Tavern de Londres, realizó un informe sobre un complot contra el gobierno inglés, y la francesa Louise de Kéroualle, enviada por Luis XIV de Francia a la corte de Carlos II de Inglaterra para seducirlo, llegó a tener más poder que la misma reina, Catalina de Braganza.  Sin embargo, la más famosa espía de esa época fue Lucy Hay, condesa de Carlisle, una hermosa dama de la corte de Carlos I de Inglaterra que actuó en beneficio tanto de los republicanos como del propio rey y que, al parecer, también estuvo bajo las ordenes del poderoso Cardenal Richelieu. Además, le cabe el honor de ser el modelo de la famosa Milady de Winter, el malvado personaje de Los tres mosqueteros.
 

lucy-hay.jpg

Pero fue en la Guerra de la Independencia de Estados Unidos (1775-1783) donde las mujeres demostraron ampliamente su capacidad como espías, trabajando como mensajeras para los patriotas americanos. Algunas idearon ingeniosos métodos de comunicación, como Anna Smith Strong, un ama de casa de Long Island, que utilizaba la ropa colgada en el tendedero de su casa para indicar la presencia de barcos ingleses: Tres pañuelos blancos y una enagua negra, por ejemplo, significaban que su compañero debía conducir su barco hasta la ensenada número tres.

Hay que tener en cuenta que, entonces las mujeres pasaban más desapercibidas que los hombres, lo que jugaba a su favor a la hora de ejercer como correos o de esconder a fugitivos, y el menosprecio que sufrían por el hecho de ser mujeres a menudo les salvó la vida, ya que si llegaban a ser descubiertas por el enemigo rara vez eran ejecutadas al ser consideradas poco peligrosas. 

Ir arriba