Trucos para dejar de fumar.

 

 

Qué duro es querer dejarlo… qué duro es intentarlo una y otra vez…pero sobre todo, QUÉ DURO ES FUMAR.

Lo primero que hay que hacer cuando decidimos dejar de fumar es pensar en las cosas buenas que nos reportará. Poner en una balanza las ventajas y las desventajas del tabaco, hace reflexionar bastante sobre la posibilidad de dejarlo. Pensar en lo bien que nos encontraremos con más capacidad pulmonar, menos tos y sin la sensación queda del aliento y la boca… motiva bastante. Hay que prepararse. Poca gente consigue dejarlo así, de golpe. Así que es más aconsejable concienciarse durante un tiempo. Analizar cuánto se fuma y el motivo de cada cigarrillo. Normalmente, la dependencia que más pesa es la física, ya que el síndrome de abstinencia provocado por la nicotina es de los más fuertes que existen. Pero hay cigarrillos de los denominados «sociales» que sí se pueden evitar con un poco de fuerza de voluntad. Empezar por esos hasta el día «D», que será el día del último cigarrillo, puede ayudar a la concienciación.
Se puede preparar una agendilla con actividades alternativas al cigarro. Si en vez de quedarse en el sofá, optamos por ir al cine, nos evitamos la angustia de poder fumar y estar luchando por no hacerlo. Empezar a ir a cafés y restaurantes de no fumadores, hacer deporte…
El día «D» se tiene que poner con unas semanas de antelación para que el tiempo de concienciación sea calmo y seguro. Una vez llegado ese día, hay que ser consciente de que los primeros días son los peores, pero que una vez superados, será más secillo. Proponerse pequeños retos de tiempo, es una fórmula bastante eficaz. Engañar al subconsciente diciendo que no fumar´s en un día, después en dos y así sucesivamente.
Es muy aconsejable hacer cosas que mejoren tu físico para notar avances más deprisa y generar así motivación.
La costumbre del cigarro de después de comer, se puede sustituir por un minipaseo o unos abdominales. Lo que se tiene que evitar sobre todo es el sofá… porque da muchas tentaciones.
Para mantenerlo…. bueno, pues fuerza de voluntad, ejercicio físico… y ejercicios de relajación para ls momentos de estrés.

¡Ánimo a las que lo intentéis!

Ir arriba