Post San Valentín.

Autor: ElenaTomas

El miércoles pasado se supone que fue el día de los enamorados. Bueno, para suponer, los supositorios; lo del 14 de febrero es un hecho, una fecha o un invento comercial como dicen los que quieren escaquearse.

Aunque lo cierto es que si lo pensamos fríamente, ¿por qué justamente ese se tiene que demostrar cuánto quieres a una persona? ¿Y los otros 364 días, qué pasa? ¿No se demuestra? ¿Se demuestra hacia dentro? ¿No se quiere? Y si a alguien le pasa como a mí que no me acordé, ¿hoy ya no quiero ni me quieren?
Entonces, no pensemos fríamente, que para frío ya está el cierzo.
Si queremos demostrar nuestro amor porque el miércoles pasado fue el día de los enamorados, ¡hagámoslo! Para eso están los días, para celebrarlos, expresarnos y vivirlos de forma especial. Si el miércoles pasado estábamos enamorados, hoy lo estamos renamoraos!
Yo sigo mirando por la ventana cada cinco minutos esperando que aparezca la tuna a tocarme la bandurria, y consulto el mail por si ya ha llegado mi correo de amor. Todavía no lo he recibido, pero sí que he notado que los mensajes de publicidad están como más románticos.
Para los que no están enamorados, el miércoles pasado pudo haber sido un día excluyente, pero como lo es el día del padre para quien no tiene hijos. Pero estoy segura que sentirán amor por alguien, o algo, y propongo celebrarlo hoy, por algo tengo fama de tardona. Para los enamorados, para los renamoraos, para los tardones… ¡Hoy es el día de los enamoraTodos!! Y mañana, también, ¿por qué no?
Y como todo es amor, querámonos más a nosotros mismos, demos más amor al prójimo y el prójimo nos dará más amor. ¡Y el prójimo que le dé (amor) a otro prójimo! ¡Y a otro, y a otro! ¡Todos los prójimos dándose en la orgía del amor!!!!
Yo voto por pasar de las flores, los bombones y demás, (entre tú y yo, un diamante no es para siempre), y pasemos todo el año ¡dándonos unos a otros (amor)!

Últimos artículos

Scroll al inicio