Ser mujer en la guerra

«A lo largo de la historia, el cuerpo de las mujeres ha sido empleado como campo de batalla por los hombres. Una forma de humillar al adversario, de cambiar el equilibro étnico de una región o de permitir meramente a los soldados emplearlas como esclavas sexuales.» (Hernán Zin)

Hernán Zin, un periodista argentino que desde hace quince años trata de dar voz a los más desfavorecidos -como a él le gusta decir-, es el autor de Viaje a la Guerra, un blog que publica el diario 20 Minutos, en el que recientemente aparecieron una serie de magníficos artículos titulada Guerra contra las mujeres en el Congo en la que Hernán describe la especial persecución que sufren las mujeres (violaciones, mutilaciones, esclavitud sexual…) en el conflicto armado que asola ese país.

hernan-zin-_etiopia_2-50-50-50.jpg

Tuvimos la suerte de atrapar a Hernán en Madrid, entre dos de sus viajes a países en conflicto, y de que accediera a hablar con nosotras sobre este tema:

La violación como arma de guerra es algo que, como tú mismo dices, ha sido la tónica habitual en todos los conflictos armados, incluso en los más recientes. ¿Qué fue, entonces, lo que te movió a escribir concretamente sobre las violaciones que se han dado en el Congo?

En primer lugar, porque la idea del blog es estar junto a las víctimas de la guerra, darles voz, y me parecía fundamental, tras dos años de viajes por conflictos, centrarme en esta cuestión tan tremenda y dolorosa, que poco espacio suele encontrar en los medios.

En segundo lugar, porque después de Bosnia y Ruanda, la comunidad internacional se comprometió a que el cuerpo de la mujer nunca más sería un campo de batalla. Sin embargo, lo sigue siendo en el Congo, en Sudán, en Somalia, en Uganda. Un fracaso en toda regla que debemos denunciar con la esperanza de que todo cambie.

En los post sobre la Guerra contra las mujeres del Congo nos presentas casos verdaderamente escalofriantes, como los de Vumilia Balangaliza o  la pequeña Nsimire. Aunque no es la primera vez que las  violaciones van acompañadas de mutilaciones o esclavitud, en general los soldados suelen darse por satisfechos con obtener un placer sexual; ¿a qué atribuyes la crueldad extrema que se da en este conflicto?

La razón que subyace tras estas prácticas tan atroces no es más que aterrorizar a la población civil para echarlas de sus casas, de sus pueblos. Se trata de una suerte de terrorismo.

Una de las causas del conflicto del Congo es la pugna por los recursos naturales, y los soldados emplean la violación, las mutilaciones y la tortura como una forma de ganar las tierras de los habitantes autóctonos.

Por otra parte, se trata también de una limpieza étnica. Eso explica la destrucción del aparato reproductor de estas mujeres a través de prácticas tan horrendas y brutales.

Puedes leer el resto de la entrevista en entrebuhistas.es.

Hernán Zin ha escrito reportajes y filmado documentales desde una treintena de países de África, América Latina y Asia. Ha colaborado con medios como El Mundo, La Voz de Galicia, La Nación, Cadena Ser y RNE.
Es autor de cuatro libros: Un voluntario en Calcuta (ed. Temas de hoy), La libertad del compromiso (ed. Plaza y Janés),  LLueve sobre Gaza (Ediciones B) y Helado y patatas fritas (ed. Plaza y Janés). Éste último, junto al reportaje filmado por Zin en Camboya, fue la punta de lanza de una iniciativa que ha permitido la entrada en prisión de numerosos pederastas europeos.
Ir arriba