Te enseñamos todos los trucos para tratar tus manos agrietadas por el frío este invierno

El invierno y su climatología parecen, un año más, haber llegado para quedarse entre nosotros unos cuantos meses. Con las primeras nevadas ya asomando a la vuelta de la esquina y con un clima cada vez más frío y húmedo es normal que, como cada año, nos preocupemos por si podemos hacer algo para pasar esta época de manera más cómoda y confortable. 

Uno de los aspectos que más sufre de nuestro cuerpo una vez que llegan los meses fríos de invierno es, sin ninguna duda, la piel y, más concretamente, la piel de las manos, una cuestión que desde Cosmeticos24h conocen a la perfección. Las bajas temperaturas, la lluvia y el viento frío, entre otros factores, son los responsables de que la piel de nuestras manos pierda, en cierto modo, su barrera protectora, provocando las conocidas manos agrietadas.  

Así, los cambios bruscos de temperaturas entre interiores y exteriores, el hecho de lavarnos las manos más de lo habitual para evitar contagios de catarros y gripes o, simplemente, el exceso de frío pueden provocar que la piel de nuestras manos pierda su hidratación natural. Esto, para muchas personas da lugar a que su piel se agriete, se seque o tenga un tacto áspero. 

No obstante, como sabemos que esta es  una dolencia que afecta a muchísimas personas cada año,  en el día de hoy nos hemos propuesto  traeros los principales trucos para, no solo aliviar vuestras manos agrietadas, si no también a prevenir su aparición en el futuro. 

La hidratación es la clave

El punto más esencial, y también más sencillo, para evitar y tratar las manos agrietadas por el frío es mantener una hidratación óptima en nuestro organismo. Para esto, es necesario que bebamos agua y nos mantengamos hidratados durante todo el día, llevando siempre con nosotros una botella o un termo que podamos rellenar.  

En este sentido, si beber agua no nos resulta demasiado interesante, podemos acudir a infusiones calientes o templadas que, además de hidratarnos, también nos ayudarán a mantener una buena temperatura. 

Utiliza productos cosméticos especializados

Otro de los puntos más interesantes que podemos aplicar para evitar y corregir la sequedad y las grietas en la piel de nuestras manos es utilizando productos cosméticos adecuados. Así, las  cremas hidratantes específicas para manos secas o con la piel agrietada pueden ser uno de los mejores recursos para ver cómo nuestra piel recupera su salud. 

Las cremas a base de aceites como el de coco o el de oliva, las mascarillas hidratantes de manos o las típicas cremas de manos que todos podemos llevar encima durante todo el día son solo algunas de las cientos de opciones de cosmética que podemos encontrar en la actualidad. 

Evita los jabones agresivos

Uno de los pasos más importantes para salvaguardar la correcta salud de la piel de nuestras manos es lavarlas de la manera correcta. Para esto, uno de los aspectos más fundamentales es evitar los jabones agresivos y utilizar fórmulas a base de glicerina, con pH neutro y que no contengan perfume o colorantes artificiales. Además, es importante no lavarse demasiado las manos, ya que puede tener ciertos riesgos, así como no utilizar jabón en exceso.

De esta manera, aseguramos que el producto que echamos en nuestras manos sea respetuoso con la barrera natural de protección de nuestra piel. Además, también es recomendable lavarse las manos con agua tibia, ya que la temperatura del agua también incide en la protección de la piel. 

Seca tus manos de manera correcta

Del mismo modo que hablamos de lavar nuestras manos de manera correcta, lo cierto es que, para evitar las manos agrietadas por el frío, también debemos preocuparnos de secar nuestras manos adecuadamente

Para esto, lo mejor es evitar los secadores de aire caliente, que pueden resecar muchísimo la piel, e intentar sustituirlos por un poco de papel absorbente. Por otra parte, cuando estemos en casa o podemos acceder a una toalla de tela para secarnos las manos, lo mejor es secarlas a pequeños toques, evitando arrastrar el tejido sobre nuestra piel. 

Controla la humedad

Tanto el exceso de humedad como los climas excesivamente secos son dos contextos en los que nuestra piel sufre demasiado. Es por eso que, por lo menos en casa, debemos intentar controlar los niveles de humedad para que la piel de nuestras manos no se vea resentida. 

En caso de que vivamos en un lugar donde los inviernos son especialmente húmedos, debemos controlar el exceso de humedad con un deshumidificador. En el caso contrario, en los climas donde el frío sea más seco, podemos contar con un humidificador que nos ayude a mantener unos niveles de humedad que favorezcan a nuestra piel. 

Protege tus manos con guantes

Finalmente, el último consejo que os podemos dar para que este invierno evitéis a toda costa el hecho de sufrir manos agrietadas es que protejáis vuestras manos con guantes. Al fin y al cabo, la tela de los guantes ayudará, no solo a mantener una buena temperatura en vuestras manos, si no también a que las inclemencias meteorológicas como el frío, el viento o la lluvia impacten directamente en vuestras manos, mermando la salud de la piel. 

Sea como sea, lo que está claro es que el mejor remedio para evitar las manos agrietadas este invierno es centrándonos en protegerlas e hidratarlas de manera adecuada. 

Ir arriba