Moda para el Desarrollo

Moda para el Desarrollo es un proyecto de la organización Women Together con el objetivo de integrar a artesanas textiles y diseñadoras de los países del tercer mundo en el circuito comercial de la alta costura, hasta ahora inaccesible para ellas.  Su primer desfile se realizó en 1997 en París, en la sede de la Unesco, con los trabajos de tejedores de Bangladesh y de la diseñadora Bibi Russell -Premio por la Paz 2004 otorgado por la Asociación para las Naciones Unidas de España (ANUE)-, auténtica promotora del proyecto.

bibi-russell.jpg

A finales de los ’70 y principios de los ’80 Bibi Russell era una famosa top-model que desfilaba en las mejores pasarelas de París, Milán o Nueva York. En 1994 volvió a su país natal, Bangladesh, decidida a luchar para combatir la pobreza de su pueblo y convencida de que los tejidos que fabricaban a mano los artesanos eran el futuro: «Cuando me fui a estudiar a Londres, todo el mundo esperaba que hiciese una carrera como medicina, derecho o alguna ingeniería, que es lo que se suele estudiar cuando te vas fuera.  Pero yo quería hacer algo diferente.  La razón es que en este mundo alguien puede no tener una casa o nada que comer en dos días, pero todos tenemos que vestirnos;  nadie puede ir desnudo por la calle porque, entre otras cosas, la policía te detiene«.

Tras un tiempo dedicada resolver problemas legales, en 1995 montó Bibi’s Productions, una empresa con la que, por una parte, gestiona microcréditos para las tejedoras a las que después compra su producción para que reinviertan el dinero obtenido, y por la otra lucha para que las grandes firmas de moda utilicen tejidos de calidad fabricados por estas mujeres. «Me di cuenta de que para una población como la mía ésta (la industria téxtil) era una buena salida, por eso quise estudiar algo así; para poder hacer algo por ellos. Pero para ello se tiene que estar realmente preparado y ser fuerte, es un trabajo muy duro.  No sólo basta fabricarlo, también hay que venderlo; para lo cual se necesita comprender las demandas de los distintos países

taller_bibi-russell.jpg

En 1996, gracias al apoyo de Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco, Bibi contactó con Women Together, una entidad creada en 1996 bajo los auspicios de la Unesco con los objetivos de luchar contra la pobreza y conseguir un desarrollo sostenible: proteger y defender los Derechos Humanos; promover los principios democráticos; fomentar la educación para una cultura de paz, respeto entre los pueblos y comprensión solidaria internacional, y proteger y respetar el medio ambiente. 

Entre las distintas acciones que promueve desde hace años, Women Together, consciente del inmenso potencial del microcrédito, se unió a la Microcredit Summit Campaign (que difunde el sistema del microcrédito como primer eslabón en la conquista para la capacitación e inserción en el mundo laboral de las mujeres más desfavorecidad) y trabaja activamente en la consolidación de un sistema de financiación microcrediticia, autosustentable y perdurable.  En concreto, apoya activamente al sector de la microempresa textil de menores recursos económicos en países del tercer mundo, principalmente a través del proyecto «Moda para el Desarrollo».

bibi-russell2.jpg

Tras el éxito de la exhibición de los productos promocionados por Bibi Russell, la experiencia se aplicó a mujeres refugiadas de Bosnia-Herzegovina y más tarde se extendió a Africa.  Actualmente el proyecto se está consolidando en Latinoamerica. Precisamente con productos procedentes de cinco países latinoamericanos -Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay- se organizó el último desfile de «Moda para el Desarrollo», que tuvo lugar en la Pasarela Cibeles 2007.
 
Los desfiles son una parte muy importante del proyecto porque la difusión de estos trabajos es de vital importancia para dar a conocer a los grandes creadores de la moda los materiales producidos gracias a los microcréditos. Gracias a ellos distintas marcas y diseñadores de prestigio internacional, como Hermès, John Galliano o H&M ya trabajan con estos productos y, después de Cibeles 2007, también algunas diseñadoras españolas, entre ellas Ágata Ruiz de la Prada y Elena Benarroch, también se han mostrado muy interesadas.

Ir arriba